Devoción

Devocional diario

Helado lazos con el orgullo

Junio 3, 2018

Devocional diario

Centro Familiar de Adoración

 

HELANDO LAZOS CON EL ORGULLO

 

Efesios 4:25-27

"Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros. Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, ni deis lugar al diablo."

 

Muy a menudo, se presentan situaciones entre los hermanos en la Fe: rencillas, contiendas, pleitos y demás. Las cuales, no deberían presentarse, pero suceden. En esos momentos, debería aparecer la sinceridad para aclarar el panorama. El Espíritu Santo, puede convencer de que se ha cometido una falta, de que se ha faltado al respeto a un miembro del Cuerpo de Cristo, "porque son miembros los unos de los otros." Sin embargo, basta con un leve susurro de Satanás al oído de un individuo, "no hay necesidad de perdonar, solo acláralo con Dios," una forma vil de resguardar al corazón orgulloso con una gran mentira. Mientras que Cristo claramente insiste en que se debe perdonar a los demás, de lo contrario, El Padre cortará Su Perdón (Mateo 6:15). Quizá éste artífice del engaño emplee otra mentira, "¿para qué pedir perdón? No era para tanto", otro dulce refugio para la soberbia. Las palabras y los actos afectan a las personas, no obstante, la soberbia impulsa el desinterés por los daños provocados.

¿En qué momento se deterioró la unión del cuerpo de Cristo?

La falta de amor fraternal, es una oportunidad para enfriar los lazos de hermandad, es un cómplice de la división y el sectarismo dentro de la misma congregación cuyo estandarte es el "Amor". Son lugares donde Satanás se siente cómodo, lo ha hecho innumerables veces a través de la historia de la Iglesia.

Basta con dar un vistazo al Crucificado, para entender que el orgullo debe ser crucificado juntamente con Cristo, para así dejar que El Fuego del Espíritu Santo derrita los corazones y los lleve al perdón, solo así el Amor volverá a unir al hermoso Cuerpo de Cristo.

 

1º de Tesalonicenses 4:9

"Pero acerca del amor fraternal no tenéis necesidad de que os escriba, porque vosotros mismos habéis aprendido de Dios que os améis unos a otros."

 

Arthur Sarmiento